Editorial

Los desafíos en la gestión de las empresas en entornos crecientemente inciertos I

MARCO GENERAL – 1
Carlos Tessore PhD

Antecedentes
Un rápido análisis de los principales medios internacionales especializados en temas políticos y económicos muestra la creciente preocupación de los distintos actores por algunos temas tales como incertidumbre, volatilidad, complejidad, riesgos, ambigüedad que están impactando los distintos países y mercados en forma creciente.

Es cada vez más frecuentes escuchar a voceros de diversas corporaciones de primera línea a nivel internacional hacer referencia a que estamos en un periodo de gran incertidumbre, de crecientes riesgos geopoliticos, de riesgos de mercado, de riesgos cambiarios, volatilidad y que todo ello va a impactar, como no podía ser de otra manera, sobre los procesos económicos, las inversiones y el crecimiento del PBI de la economía mundial. La organizaciones sean estas públicas o privadas están profundizando las medidas para de alguna forma controlar este creciente problema, gestionar los impactos negativos y potencias las oportunidades.

La Incertidumbre un Actor Clave
Ahora bien, cabe preguntarse ¿qué es lo nuevo, que ha cambiado para que exista tanta preocupación? En realidad la incertidumbre ha acompañado el desarrollo de la humanidad desde su origen, es una medida o un indicador que va marcando, es el resultado del desarrollo del ser humano desde el control de fuego, la creación de herramientas para labrar el suelo, el perfeccionamiento de las armas, la tecnología, es proporcional de alguna forma al proceso de mejora de la calidad de vida.

La mejora de los procesos productivos, de la calidad de vida de los seres humanos no es un proceso lineal, la tendencia general es indiscutiblemente hacia la mejora, pero como en todo proceso social los ritmos pueden alterarse, hoy estamos enfrentado a un “salto cualitativo” impulsado fundamentalmente por la tecnología y la globalización lo cual ha traído como consecuencia un incremento de la incertidumbre a un nivel para el cual la mayoría de las empresas no estaban preparadas.

La incertidumbre refleja los avances que ha logrado el ser humano en su desarrollo, en su capacidad de generación riquezas, la incertidumbre es una consecuencia de ello.
No es posible eliminar la incertidumbre de los sistemas sociales lo que sí se puede hacer es adoptar políticas para gestionarla y mantenerla dentro de límites razonables, debemos aprender a convivir y sacar ventajas de ella.

Interacciones: Empresas & Incertidumbre
Es una situación que se resume en una expresión utilizada a nivel internacional, “mixed blessing” o sea tiene aspectos negativos y positivos y eso es lo que tiene que importar para los responsables de gestionar las empresas. El impacto y las consecuencias de esta situación puede resultar en nuestro beneficio o un perjuicio todo depende de cómo nos hayamos preparados para gestionarla, como siempre habrá ganadores y perdedores, la cuestión es cómo hacer para ser del bando de los beneficiados.

Los contexto inciertos seguirán siendo el marco general en el cual nos deberemos desempeñar teniendo en cuenta de que la incertidumbre es algo que no podemos eliminar y con la cual tendremos que convivir pero si nos damos los medios adecuados puede resultar en nuestro beneficio.
Los sistemas sociales se comportan en cierta medida como los sistemas físicos estos tienden en forma espontánea, si se los deja libres a desordenarse (Segundo principio de la termodinámica – La Entropía) a homogeneizarse y a perder funcionalidades por lo cual debemos aplicar energía (trabajo, gestion, organización, inversiones) para mantenerlos operativo en un nivel adecuado.

Todos estos factores, complejidad, volatilidad, riesgos, ambigüedad están íntimamente ligados y generan interacciones de ambos signos lo que está sucediendo es que a consecuencia de una serie de eventos y circunstancias sus efectos se han visto potenciados. Los sistemas sociales los podemos considerar como sistemas complejos en tanto no resulta evidente cuáles serán las direcciones que tomarán, como consecuencia de lo cual no sabemos cómo será el futuro, podemos intentar dirigirlo hacia donde nos resulte de interés. No sabemos cómo será el futuro es incierto. Las empresas deben adecuarse a este nuevo contexto que tal parece seguirá con nosotros por mucho tiempo y todo parece indicar que se profundizará.
Esto es sólo el comienzo para comprender y valorar el tema de la incertidumbre y riesgos.

Gustavo Ribero LavieLos desafíos en la gestión de las empresas en entornos crecientemente inciertos I