Editorial

LA NOCIÓN DEL “CAMPO” (PIERRE BOURDIEU).

Bourdieu nos habla de que las nociones solamente pueden ser definidas dentro de un sistema teórico del cual ellas forman parte, es decir, no es posible definirlas de manera aisladas, como un concepto abstracto u objetivo.

En este sentido, “pensar en términos de campo significa pensar en términos de relaciones”, una manera de pensar por medio de un pensamiento relacional. Se podría afirmar “que lo real es relacional: lo que existe en el mundo social son relaciones; no interacciones o vínculos intersubjetivos entre agentes, sino relaciones objetivas, que existen independientemente de la conciencia y la voluntad individuales”.

“En términos analíticos, un campo puede definirse como una red o configuración de relaciones objetivas entre posiciones”.

Estas posiciones, nos establece Bourdieu, están definidas objetivamente por su existencia, pero además, por su determinaciones que le imponen a sus ocupantes (agentes o instituciones), por su situación (situ) actual y potencial dentro de la estructura de la distribución de las diferentes especies de poder (o de capital), y por sus relaciones objetivas con las demás posiciones (dominación, subordinación, homologia, etc.).

De esta manera dos individuos que tienen un capital global equivalente, pueden diferir en la jerarquía de las formas del capital que poseen (capital económico, cultural, social, simbólico, etc.), en su posición y en sus tomas de posiciones. Un capital solo existe y funciona en relación a un campo determinado, confiriendo poder sobre el campo, sobre las regularidades y reglas del funcionamiento de éste, y por ende, sobre las ganancias que se generan en el mismo.

Un ejemplo es que un propietario de una empresa privada posee mucho capital económico y poco capital cultural en relación a un profesor que tiene mucho capital cultural y poco capital económico.

“Las estrategias del “jugador” y todo lo que define su “juego” dependen, no sólo el volumen y de la estructura de su capital en el momento considerado y de las posibilidades de juego que aquéllas le aseguran (…), sino también de la evolución en el tiempo del volumen y la estructura del capital, es decir, de su trayectoria social y las disposiciones (habitus) que son constituidas en la relación prolongada con ciertas estructura objetiva de posibilidades”.

En otro sentido Bourdieu nos dice que los límites de un campo se plantean dentro del campo mismo y no de manera a priori. Así los integrantes de una academia se esfuerzan por excluir del campo a una parte de los colegas actuales o potenciales aumentando el valor del ingreso al campo o imponiendo cierta definición de pertenencia al mismo. Por ejemplo al decir que Fulano o Mengano no es un sociólogo, o un verdadero sociólogo conforme a las exigencias inscriptas en la concepción que los integrantes tienen de la ley fundamental del campo.

Por tanto, el principio de la dinámica del campo radica en la configuración particular de su estructura y en la distancia o intervalos que separan a las diferentes fuerzas especificas que se enfrentan dentro del mismo. Subyace y orienta las estrategias que los agentes, desde sus posiciones, intentan individual o colectivamente, salvaguardar, mejorar e imponer el principio de jerarquización más favorable a sus propios productos establecidos.

BOURDIEU, Pierre; WACQUANT, Loïc (1992) Respuestas. Por una antropología reflexiva, Grijalbo, México.

Gustavo Ribero LavieLA NOCIÓN DEL “CAMPO” (PIERRE BOURDIEU).