Editorial

La Gestión Sanitaria

La atención de la salud y el cuidado del paciente son dos funciones fundamentales de los servicios de salud. El registro de dichas actividades así como de las que brindan apoyo,  control, seguridad, calidad y sustentabilidad a la toma de decisiones clínicas se soportan en la historia clínica. La historia clínica es el instrumento fundamental  y clave del cual deriva toda la información usable para la toma de decisiones de la gestión diaria hospitalaria.

La historia clínica es la fuente de datos secundarios, el lugar de residencia del conocimiento explicito aplicado, la información de utilidad gerencial y ejecutiva, siendo para todos los casos una verdadera cuenta corriente de uso y utilización del usuario, cliente o paciente de la salud.

La gestión sanitaria tiene como único cliente al usuario, contribuyente, beneficiario y paciente, quien forma el centro del sistema de salud. Es el soberano del mercado de la salud quien goza del privilegio de elegir entre los mejores servicios, es objeto de derecho y protegido por las leyes que regulan el consumo y por tanto normaliza  las relaciones entre prestadores integrales, no integrales, servicios parciales,  proveedores  y clientes de la salud.

La información gerencial sanitaria es el centro de la gestión, los sistemas de información en salud se construyen con datos acerca del paciente y de su perfil sanitario conformando perfiles demo-epidemiológicos. Es en base a estos datos debidamente recogidos, levantados, analizados, calculados y transformados que se elabora información con la cual se construye el conocimiento y la sabiduría de las empresas.

La gestión en términos generales es la toma de decisiones estratégicas, tácticas u operativas basadas en la información, toda decisión tomada fuera de estos marcos conduce a una gestión intuitiva sometida a la subjetividad y a los paradigmas de quienes tienen estas responsabilidades.

Gestionar un servicio significa de manera simplificada manejar, administrar y combinar cierta gama de insumos básicos en un proceso productivo de transformación  para obtener resultados, lograr metas o alcanzar objetivos. Son al menos cinco los recursos que deben ser manejados por un jefe de servicio, coordinador, encargado, director, gerente intermedio o de alta gerencia: recursos humanos, recursos materiales, costos, tiempo, datos e información.

Es mediante la aplicación de probadas herramientas de gestión que se pueden alcanzar más frecuentemente metas, objetivos y resultados que mediante el uso exclusivo de la intuición. La gestión y la gerencia son disciplinas complejas que requieren conocimiento académico, ciencia, técnica, arte y una cuota justa de intuición. Solo la intuición no garantiza los mejores resultados medidos desde una mirada sistémica del servicio o de la organización.

El recurso natural más importante de las empresas en general y de las organizaciones de salud en particular son las personas. Son quienes mediante su energía y sus componentes intangibles crean la producción y la productividad de la firma, así como la singularidad competitiva  respecto de otras en mercados competitivos.

Gestionar un hospital o un sanatorio implica asumir la responsabilidad de gestionar los recursos asignados para  una gran empresa de este tipo que es definida  como organización compleja, complejidad que surge de ser multi-insumo, multi-proceso, y multi producto. A su vez la complejidad aumenta por la variabilidad de culturas y climas laborales que conviven dentro de la misma organización generando gradientes de comportamientos entre y dentro de los servicios o departamentos.

El contexto en el que se deben ser administradas y los factores internos suman complejidad al asunto. En lo interno la existencia de una gobernanza administrativa y una gobernanza medica que debe asegurar el acceso, los costos y la calidad. La medicina a la defensiva la cual debe ser abordada para ser debidamente gestionada para controlar sus efectos conocidos tales como la ineficiencia, los altos costos innecesarios, la multiplicación de exámenes, la morbilidad asociada a la atención de la salud, la sobre-prestación asociada a la forma de pago, la debilidad de los controles y la expectativa de los clínicos que esperan una total libertad en la práctica profesional.

En el contexto externo se identifican la acumulación de oferta tecnológica,  el poder de los proveedores de tecnología sanitaria, el rol del usuario, paciente o cliente externo quien conoce sus derechos exigiendo más y mejores servicios, el aumento de la expectativa de vida de la población generando un contexto social dado por un predominio de pacientes adultos y adultos mayores con enfermedades crónicas,  la aparición de enfermedades emergentes y re-emergentes de significativa penetración y vulnerabilidad, los nuevos hábitos de la sociedad.

Todo esto en una línea del tiempo que  sitúa a los sistemas y servicios de salud en tiempos exponenciales de la revolución digital la que implica el surgimiento de la historia clínica electrónica y sus disciplinas mas importantes como son la bioinformática, la informática médica, la aparición de protocolos de interoperabilidad de la información sanitaria y la telemedicina.  Los tiempos actuales se caracterizan por ser volátiles, inciertos, complejos y ambiguos.

La necesidad de gestionar profesionalmente los servicios y sistemas de  salud está en el hecho de que antes la atención de la salud y los cuidados del paciente eran sencillos, baratos y seguros, pero hoy son complejos, de alto costo y de riesgo.

Gustavo Ribero LavieLa Gestión Sanitaria